Técnicas de reproducción asistida

TÉCNICAS DE REPRODUCCIÓN ASISTIDA

 

Los procedimientos listados a continuación están en orden de menos a más invasivos.

 

En todas estas tecnologías siempre hay un “lavado” del esperma, proceso que aumenta su movilidad.

 

 

 

Inseminación Artificial (IA) e  Inseminación Intrauterina (IUI)

 

Estas dos tecnologías son las menos complejas dentro de la reproducción asistida.

 

La AI utiliza un catéter para introducir la esperma fuera o en la zona del cérvix.  En el caso de la IUI la esperma se introduce directamente dentro del útero como bien dice su nombre. En ambos casos la esperma es la del marido o también puede ser de un donante.

 

Actualmente se prefiere la IUI por ser más efectiva y poder superar posibles problemas como bajo recuento espermático, baja motilidad de la esperma, anticuerpos antiesperma, moco cervical infértil, endometriosis e infertilidad por causa desconocida.

 

 

 

Fecundación In Vitro (FIV)

 

Se extraen varios óvulos de los ovarios de la mujer y se fertilizan con la esperma del marido en una probeta fuera del cuerpo. A continuación se colocan los embriones creados cuando tienen 2 días de vida en el útero. La parte más compleja de una FIV no es la fecundación, sino la implantación.

 

Se utiliza esta técnica en mujeres con las trompas de Falopio bloqueada, aunque también es muy útil en aquellas situaciones donde hay infertilidad por causa desconocida, edad de la mujer avanzada o problemas de ovulación.

 

 

 

 

Inyección intracitoplasmática de espermatozoides (ICSI)

 

Se utiliza esta técnica cuando hay bajo recuento de espermatozoides y en previas FIV no ha habido fecundación. En este procedimiento un solo espermatozoide es introducido dentro del óvulo con la ayuda de instrumentos de alta tecnología. Después de tener el óvulo fecundado el embrión se coloca en una incubadora durante 2 o 3 días antes de colocarlo en el útero de la mujer.

 

 

Tanto en la FIV como en la ICSI se puede realizar con óvulos y esperma propios o de donante. En la actualidad cada vez más en mujeres de edad avanzada se están utilizando óvulos de donantes más jóvenes.

 

Es importante saber que estas técnicas de reproducción asistida implican procedimientos que pueden ser incómodos físico y emocionalmente:

 

 

  1. La mujer debe tomar hormonas a lo largo del ciclo (normalmente en forma de inyecciones) y normalmente incluye una combinación de medicamentos como estos:
  • Pergonal (una preparación purificada de FSH)
  • Lupron (un medicamento que previene una subida prematura de la LH)
  • HCG (Human Chorionic Gonadotropin, una hormona que actúa como si fuera una hormona luteinizante cuando es inyectada)
  • Progesterona (la hormona que se segrega durante la segunda parte del ciclo menstrual)

 

  1. La esperma del hombre “se lava” para mejorar su calidad
  2. Una docena de óvulos, o los que la mujer haya podido producir con la medicación, se sacan de modo artificial de sus ovarios estimulados con una aguja vagina guiada con ultrasonido. Entonces, dependiendo del procedimiento escogido, se llevará a cabo la fertilización y se devolverá el embrión dentro del útero de la mujer.

 

Este artículo es de carácter informativo y no intenta diagnosticar, ofrecer tratamiento médico o nutricional o reemplazar el consejo de un terapeuta profesional. La toma de remedios naturales  y/o plantas chinas no debería realizarse sin consultar a un terapeuta certificado. Consulta a un profesional de la salud para seguir un plan de tratamiento conveniente para ti.