Infertilidad por metales pesados y abortos recurrentes

Infertilidad por metales pesados y abortos recurrentes
0 14 enero 2015

Un estudio reciente explica que los hombres y mujeres expuestos a metales pesados  experimentan más dificultades para concebir. Este estudio se llama:

Persistent Environmental Pollutants and Couple Fecundity: The LIFE Study. (*1)

 

Algunos metales pesados que podemos encontrar son plomo, arsénico, cadmio y mercurio. Aunque estos elementos son “naturales”, son dañinos para la salud y más especialmente si durante un largo tiempo estamos expuestos a ellos o en altas dosis.

 

Los metales pesados se pueden encontrar en productos caseros, como en sartenes anti-adherentes, cerámica vidriada, juguetes de plástico(*2), pesticidas, jabones, sombra de ojos(*3) y pinta-labios(*4). También se encuentran en la pintura que se usaba en las casas construidas antes del 1978 (plomo)(*5), en la comida (los pescados, las plantas y los animales absorben cadmio del ambiente), el agua del grifo (aunque sea potable), algunos medicamentos (especialmente los que regulan la presión sanguínea), en el humo del tabaco(*6), el plomo de los carburantes, las vacunas, el mercurio de los pescados contaminados y, por supuesto, de las amalgamas dentales (empastes metálicos).

 

Los metales pesados pueden ser comidos, inhalados o absorbidos a través de la piel.

 

¿Pueden afectar los metales pesados al sistema reproductivo?

 

El estudio mencionado demuestra que si el hombre o la mujer han sido expuestos a cadmio, su contaminación puede retrasar las posibilidades para quedarse embarazada.

 

Otros metales pueden también influir en la fertilidad. Cuanto más plomo haya en la sangre de un hombre, más tiempo tardará su mujer en quedarse embarazada, ya que el plomo disminuye el recuento espermático y reduce la mobilidad de la esperma. Tanto el plomo como el cadmio pueden afectar los niveles de hormonas sexuales de la mujer y por este motivo la concepción puede ser más difícil.

 

El peor de los metales pesados es el mercurio. Cuando hay carga de metal pesado, normalmente hay una combinación de ellos y siempre hay mercurio. Los síntomas de la intoxicación por mercurio pueden ser muy variados: el mercurio puede afectar casi todas las células del cuerpo aunque normalmente los síntomas predominantes dependerán del punto débil genéticamente de la persona en concreto.

 

El mercurio puede dificultar la concepción, provocar abortos espontáneos y nacimientos prematuros. Al disminuir los niveles de zinc, el mercurio disminuye los niveles de progesterona en las mujeres y de testosterona en los hombres. La progesterona es necesaria para llevar un embarazo a hasta el final. Los defectos de nacimiento, especialmente cuando afecta a cerebro y capacidad de aprendizaje, pueden ser causados por mercurio, ya que los metales pueden pasar a través de la barrera placentaria y la barrera hematoencefálica contrariamente a lo que se había creído hasta ahora. Algunos ejemplos de los problemas que en su raíz pueden ser causados por mercurio pueden variar desde disminución de la libido (apetito sexual) hasta síntomas premenstruales.

 

¿Puede afectar el mercurio de una madre gestante a su bebé?

 

Se ha demostrado en estudios con animales y con humanos que el mercurio definitivamente puede atravesar la barrera placentaria. No solamente atraviesa esta barrera sino que se almacena en el feto antes que en la madre. El mercurio también se puede transmitir al bebé a través de la leche materna. El mercurio se almacena en la leche materna y en el feto en niveles hasta 8 veces más altos que lo que se almacena en los tejidos de la madre.

 

*Desde Acupuntura Barcelona recomendamos que si estás intoxicada por metales pesados y estás buscando el embarazo, lo retrases hasta que tu cuerpo este limpio, ya que de lo contrario puede perjudicar gravemente el bebé

 

¿Y qué otros síntomas puede causar el mercurio?

 

La candidiasis crónica está asociada con intoxicación con mercurio. El mercurio actúa como un antibiótico y mata también la bacteria amiga de nuestra flora intestinal que nos ayuda a controlar el crecimiento de otros patógenos como hongos o parásitos. Debe sospecharse de una intoxicación por mercurio si después de varios tratamientos la cándida no remite.

 

Además el mercurio puede estar ocupando los receptores celulares que deberían estar ocupados por otros minerales que son necesarios para la salud. En este caso, aunque no haya una deficiencia en los niveles sanguíneos de tales minerales, sí hay síntomas de carencia de estos minerales ya que el mineral en concreto no puede llegar a realizar su función.

 

Algunos ejemplos de la carencia de minerales que están siendo bloqueados por mercurio son:

 

  • Magnesio: irregularidades en el ritmo cardíaco, retracción de las encías
  • Zinc: anorexia nerviosa, pérdida de olfato y gusto, pérdida de apetito, diminución de la líbido, síntoma premenstrual
  • Iodo: disfunción tiroidea
  • Hierro: anemia
  • Cobre: anemia, disfunción tiroidea, digestión deficiente

 

¿Puede haber problemas de tiroides por toxicidad de mercurio?

 

Una baja temperatura corporal es un signo de una hipofunción de la tiroides y estos síntomas pueden mejorar cuando el metal pesado es removido del cuerpo, en cambio muchas personas han sido medicadas con hormonas tiroideas cuando la causa del problema era la intoxicación por mercurio.

 

La tiroxina puede cerrar el ciclo natural de feedback de la glándula pituitaria y su producción de TSH (Thyroid Stimulating Hormone). Este cierre puede dar efectos adversos en el resto del sistema endocrino.

 

¿La toxicidad por mercurio puede también dar síntomas mentales?

 

El mercurio es muy soluble y puede ser absorbido fácilmente por el techo de la boca, lo que significa que está muy cerca de la parte posterior de la glándula pituitaria, y puede dar síntomas mentales como:

 

Depresión, cólera, timidez, fobias, ansiedad, indecisión, falta de seguridad en uno mismo, compulsiones, cambios de humor, disminución de la libido.

 

El mercurio tiende a acumularse en todos los tejidos, pero especialmente se acumula en el cerebro. El mercurio es almacenado preferentemente en la glándula pituitaria y en el hipotálamo.

 

El mercurio inhibe los efectos de ciertos neurotransmisores:

  • Dopamina: controla el dolor, el bienestar
  • Noradrenalina, melatonina: ciclos de sueño
  • Serotonina: relajación, dormir, bienestar
  • Adrenalina: energía e histamina

 

La inhibición de estos neurotransmisores puede ser la causa de los sentimientos de depresión y pérdida de motivación.

 

¿Cómo puedo saber si estoy intoxicado con un metal pesado?

 

  • Análisis de sangre: resultados poco fiables ya que solamente muestran lo que pasa en el cuerpo en un periodo de tiempo muy corto, no representando un tiempo adecuado para determinar si hay intoxicació Si en la sangre hubiera fluctuaciones de minerales o metales muy grandes, podríamos enfermar gravemente o incluso morir. Hay sustancias para movilizar el mercurio (productos farmacéuticos como el DMSA y el DMPS) pero tienen efectos secundarios importantes.
  • Análisis de orina: resultados poco fiables por el mismo motivo
  • Análisis del cabello, uñas u otro tejido: es un modo excelente de determinar la cantidad de metales tóxicos en el cuerpo y también para mesurar la falta de minerales.
  • Kinesiología
  • Test de biorresonancia o máquina mora

 

¿Cómo podemos eliminar los metales pesados de nuestro cuerpo?

 

Gran parte de los metales pesados se depositan en el sistema nervioso, el tubo digestivo, los riñones, las glándulas renales, el hígado, huesos y articulaciones, el hipotálamo, la hipófisis, el sistema límbico, la tiroides, los ganglios espinales, la médula espinal y el cerebro. Principalmente afecta a órganos como el hígado, el corazón y los riñones y a todo el sistema nervioso incluido el cerebro.

 

Hay sustancias naturales como la chlorella, el cilantro, el ajo, Metil-sulfonil-metano, N-Acetilcisteina, la espirulina, que tienen la función de movilizar los metales pesados para expulsarlos a través de las heces. Es importante dosificar bien estos productos para inhibir la reabsorción de las toxinas y empeorar la patología inicial.

 

 

Si tienes infertilidad por causa desconocida y/o abortos recurrentes y quieres saber si puede ser por niveles altos de metales pesados, puedes consultarnos a través del email:

 

http://www.clinicafertilidadnatural.com/contacta/

 

“Este artículo es de carácter informativo y no intenta diagnosticar, ofrecer tratamiento médico o nutricional o reemplazar el consejo de un terapeuta profesional. La toma de remedios naturales y/o plantas chinas no debería realizarse sin consultar a un terapeuta certificado. Consulta a un profesional de la salud para seguir un plan de tratamiento conveniente para ti“.

 

Cristina Mora

Acupuntura y Medicina Tradicional China

Licenciada por la Universidad de Gales (UK)

Graduada en Naturopatía

Instructora de MLC

 

(1)  http://ehp.niehs.nih.gov/wp-content/uploads/2012/11/ehp.1205301.pdf

 

(*2) Occupational Safety & Health Administration. Chemical Identification, Production and Use of Cadmium. http://www.osha.gov/pls/oshaweb/owadisp.show_document?p_id=818&p_table=PREAMBLES Accessed February 23 2012.

 

(*3) Sainio EL, Riitta J, Hakala E, Kanerva L. Metals and arsenic in eye shadows. Contact Dermatitis. 2000; 42(1): 5-10.

 

(*4)U.S. Food and Drug Administration. Lipstick and Lead: Questions and Answers. http://www.fda.gov/cosmetics/productandingredientsafety/productinformation/ucm137224.htm   Accessed February 23 2012.

 

(*5) U.S. Consumer Product Safety Commission. CPSC Announces Final Ban on Lead-Containing Paint: Release # 77-096. http://www.cpsc.gov/cpscpub/prerel/prhtml77/77096.html.  Published September 1977.  Accessed February 23 2012.

 

(*6)Office of the Surgeon General. Consequences of Involuntary Exposure to Tobacco Smoke: Report of the Surgeon General, U.S. Department of Health and Human Services. http://www.surgeongeneral.gov/library/secondhandsmoke/factsheets/factsheet9.html.   Revised January 2007. Accessed February 24 2012.

 

http://holyhormones.com/wp-content/uploads/downloads/2010/03/HEAVY-METALS-AND-FERTILITY1.pdf