Osteopatía para la fertilidad

Los motivos de infertilidad son muchas veces complejos y multifactoriales. Pueden estar causados por diferentes problemas, tanto fisiológicos como emocionales.

 

Es muy común que una pareja sin problemas de esterilidad tenga, en cambio, dificultades para concebir y/o para desarrollar la gestación correctamente.

 

La osteopatía trata los desórdenes fisiológicos y energéticos trabajando en aquellos tejidos y órganos donde existe una restricción de movimiento. De esta manera, se consigue desbloquear tanto el continente (estructura osteoarticular) como el contenido (órganos, vísceras y tejido conjuntivo) que conforman el cuerpo humano.

 

A menudo, nos encontramos con casos de infertilidad originados por déficit de movilidad en los tejidos y órganos del sistema urogenital femenino (útero, vejiga, ligamentos, suelo pélvico etc.). Estas irregularidades pueden estar originadas por un mal posicionamiento del útero o de la vejiga, por adherencias fruto de cicatrices o de antiguas infecciones etc. 

 

Otro de los motivos más habituales que pueden ocasionar dificultades para concebir son los problemas del sistema nervioso y endocrino (como el estrés, la depresión, el insomnio, los desajustes hormonales, etc.)

 

 

alimentacion fertilidad

A través de la osteopatía se puede trabajar la movilidad de los huesos del cráneo a través de sus suturas y del Movimiento Respiratorio Primario. Este movimiento es imprescindible para un correcto funcionamiento de los sistemas nervioso y hormonal.

 

La Osteopatía Biodinámica es una técnica que permite al terapeuta incidir en diferentes zonas del cerebro (como la hipófisis, el sistema límbico, la glándula pineal etc.) responsables de regular los procesos nerviosos y endocrinos (segregación de las glándulas tiroideas, secreción de hormonas sexuales, regulación del ciclo del sueño etc.). 

 

En definitiva, la osteopatía, tanto estructural, visceral, craneal y biodinámica, permiten desarrollar un trabajo terapéutico que engloba la totalidad del cuerpo. De esta manera se consigue reequilibrar y desbloquear todas aquellas estructuras y emociones que impiden el desarrollo de un embarazo sano y equilibrado.